Saltar al contenido
Mi báscula me odia

44 mitos sobre la alimentación y el deporte

18 septiembre, 2017
mitos

Hoy celebro varias cosas. Por un lado este es el artículo número 20 del blog, una cifra redonda que, con toda probabilidad, no le importe a nadie salvo a mí, pero como siempre digo, este es mi blog y bla, bla, bla…

Por otro lado, hoy es mi cumpleaños. 44 primaveras me contemplan. Hoy celebro que la tierra ha vuelto a dar una vuelta alrededor del sol y yo sigo aquí para poder verlo y contarlo. Es importante seguir vivo y sentirse vivo. Y así me siento. Más feliz que una perdiz.

Pero dejémonos de tonterías que si estás leyendo esto no es para escuchar mis mamoneos personales, sino para entretenerte y, con suerte, aprender algo que no sabías. Si eso consigo, bien empleado mi tiempo estará (ahora parezco Yoda, será la edad…)

Y como cumplo 44 años lo celebraré con 44 mitos que he recopilado sobre las dietas y el deporte especialmente para ti. Muchos de ellos no te los creerás, otros sí. Algunos te harán pensar y de otros querrás discutir conmigo. Lo acepto todo, hasta los debates.

Muchos puntos se pueden desarrollar de forma más extensa, pero hoy solo quiero dejar los titulares. Algunos de ellos serán objeto de artículos individuales en el futuro.

Así que vamos con otra lista chorra más de tantas que hay en internet.

Índice

Mito 1. Beber mucha agua adelgaza y si es agua con limón en ayunas más.

Falso. Beber mucha agua te hidrata y si es con limón puede ser refrescante, pero no adelgaza. Y da igual que esté fría que caliente.

Mito 2. Como hago mucho ejercicio como lo que me da la gana y no engordo

Si comes mucho ya puedes hacer lo que quieras que engordarás. Haz la prueba si no me crees.

Mito 3. Las dietas hiperprotéicas son las idóneas para perder peso

Son un tipo de dieta y, como todas, bien hecha te pueden ayudar, pero están llenas de carencias. Hay que comer de todo. Cuando comenzamos a eliminar alimentos de nuestra dieta un gatito muere en alguna parte.

Mito 4. Para perder peso hay que sufrir

Y para ganarse la vida. Y la letra con sangre entra. Y la vida es un valle de lágrimas. Lo que tú quieras, pero no es necesario sufrir con todo en esta vida. Para perder peso tampoco.

Mito 5. Sudar adelgaza

Claro que sí, guapi. El sudor no es un termorregulador del cuerpo, una de las primeras medidas de contención de nuestro organismo contra un aumento brusco de temperatura. Es la grasa saliendo por tus poros… (ironic mode off). Sudar es para enfriar tu cuerpo, perdiendo agua y sales minerales en el proceso, no adelgazas más por eso.

Mito 6. El agua con azúcar quita las agujetas

Con todo lo que se ha dicho del azúcar poco he de añadir. Por si no lo sabías una agujeta es una microrrotura fibrilar o del tejido conjuntivo. ¿Desde cuándo se receta agua con azúcar para curar una herida? ¿A qué médicos vas tú?

Mito 7. Ponerte una faja o envolverte en plástico adelgaza

Si el objetivo es secarte como una pasa o un orejón de navidad, sí, vas muy bien. Aunque en realidad estás más cerca de la lipotimia o de ganarte un buen puñado de hongos en tu piel por hacer eso, pero bueno, allá tú.

Mito 8. La carne roja es mala para la salud

Depende de las cantidades, como en todo. Yo siempre digo que el veneno está en la dosis. Y si piensas en el informe de la OMS, a lo que se refería era a las carnes procesadas como hamburguesas, salchichas y demás.

Mito 9. Si hago abdominales todos los días tendré mi “six pack” más pronto.

Y si haces bíceps todos los días tendrás los de Schwarzennegger en sus buenos tiempos. Un grupo muscular necesita descanso para recuperarse y crecer después de una buena sesión. Los abdominales no son diferentes a cualquier otro grupo muscular del cuerpo.

Mito 10. Las dietas détox son necesarias para purificar el cuerpo

Y si la acompañas de un chupito de lejía no solo te limpias por dentro, sino que te abrillantas. El cuerpo tiene sus mecanismos para limpiarse. La naturaleza es sabia, no iba a dejar algo así en nuestras manos.

Mito 11. Lo light no engorda

Cuando se quita algo de un producto procesado se le añade otra cosa. Hínchate a fiambre de pavo bajo en grasa y verás si engordas.

Mito 12. El cardio es lo único que adelgaza

Los beneficios del cardio son innumerables, pero hoy en día se ha demostrado que los ejercicios con cargas son mucho más efectivos en pérdidas de peso prolongadas que el puro cardio.

Mito 13. Para adelgazar hay que comer 5 o 6 veces mínimo al día en pequeñas cantidades

Si lo que quieres es tener a tu estómago haciendo la digestión todo el santo día, adelante. Después del cerebro, el sistema digestivo es el que más energía consume en nuestro cuerpo. ¿Por qué tiene que estar currando a todas horas? Existen numerosas alternativas a eso.

Mito 14. Comer fruta por la noche engorda

Tomar un poco de cicuta antes de dormir sí que es malo. La fruta contiene fructosa, que es un tipo de azúcar. En grandes cantidades por la noche puede llegar a saturar algo. Mucho menos que las 3 onzas de chocolate que te comes después, eso tenlo por seguro. Si te preocupa la cantidad de azúcar ingiere frutas más pobres en azúcares y no lo hagas en forma de zumo. Aunque si tienes sobrepeso dudo mucho que sea por comer fruta por las noches.

Mito 15. Cuanto más carga de ejercicio hago, mejor

Y dale con hacer mucho de algo o comer mucho de algo. Que los excesos son malos, leñe. Deja descansar a tu cuerpo ¿qué te ha hecho el pobre?

Mito 16. Estirar antes de hacer ejercicio es bueno

No. Se estira después. Antes se calienta. Si estiras antes generarás distensiones en tus músculos y tendones y te puedes lesionar. Así que lleva un orden en la vida, por favor. Calentar, ejercitarse y estirar. Así va esto.

Mito 17. El azúcar está prohibido en una dieta

Cuando se habla de azúcar sería interesante especificar el tipo. Hay cientos de alimentos que contienen azúcares naturales y son necesarios. Los músculos se alimentan de glucosa, es su gasolina. El azúcar refinado que añadimos al café es prescindible, pero si te tomas un par de cafés al día y llevas una dieta equilibrada ni lo vas a notar.

Mito 18. Si las mujeres levantan peso les crecerán los músculos y estarán horribles

Cualquier mujer que tenga esta duda que se acerque a un gimnasio y le pregunte a un hombre sudoroso y venado lo que cuesta hacer crecer un músculo. Levantando pesas rosas de un kilo no crecen los músculos, así que no te preocupes. Ahora, si levantas más peso es probable que tu figura mejore una barbaridad. Tú misma.

Mito 19. Cuando corro acabo siempre corriendo al máximo

Si lo que buscas es un paro cardiaco vas genial. Al correr, tus últimos metros deben ser para rebajar tus pulsaciones y comenzar lo que se denomina “vuelta a casa”. El trabajo lo debes haber hecho antes, no cuando enfilas tu calle para que te vean los vecinos volar como Usaint Bolt.

Mito 20. Las dietas exprés y restrictivas funcionan genial

Si quieres confundir a tu metabolismo sí. Una semana comes normal, a la siguiente te pasa tres pueblos, en la otra apenas comes para compensar, y vuelta a empezar. Tu metabolismo no sabe cómo reaccionar a esos periodos de escasez, por lo que acumulará todo lo que pueda en los de abundancia ralentizando tu metabolismo. Y, ale, a criar lorzas.

fruta

Mito 21. Una copa de vino al día, o de cerveza, es bueno para la salud

Esto levantará ampollas, pero es un mito. El alcohol es alcohol. El hecho de ser más o menos “friendly” no evita tal hecho. Ni el resveratrol del vino ni el poder hidratante de la cerveza son necesarios para nuestro cuerpo. Más bien al contrario. Si quieres beber, bebe y punto. No busques avales.

Mito 22. El agua engorda en las comidas.

Un litro de agua pesa un kilo y no tiene calorías. Si te lo bebes comiendo, a parte del peso de la comida debes añadir el del agua, pero desaparecerá a las pocas horas. No se queda a vivir. Cuanto más bebes más meas. Preocúpate por el pan de calatrava del postre, no por el agua.

Mito 23. Las calorías lo son todo

Importan más los nutrientes que las calorías. Una restricción calórica con bajos nutrientes te adelgazará y te matará, no mejorarás. El balance correcto es una dieta con las calorías correctas densa en nutrientes, evitando las calorías huecas del alcohol o de la bollería industrial.

Mito 24. Hay alimentos que adelgazan

Todo alimento tiene calorías, por lo que aporta una cantidad de energía al total. Que el brócoli tenga muy pocas no significa que si te comes 7 kilos de brócoli no engordes. Lo harías si te pasas y si eres capaz de hacer esa burrada sin morir.

Mito 25. El desayuno es la comida más importante del día

Para quien le guste, sí. ¿Es la más importante? No. Es una comida más. Y no necesitas que sea diferente de cualquier otra. Puedes desayunar lo que te sobró de la cena, De hecho te saciarás más y llegarás con menos hambre a la comida. Y si te la saltas, no pasa nada, no te vas a morir ni te va a dar un shock hipoglucémico.

Mito 26. El café sube la tensión

El mal humor del jefe sí que la sube. Y los alimentos ricos en sal también. El café apenas. Y como lo tomamos todos los días la mayoría estamos inmunizados. Si te baja la tensión come algo en salazón y pan. El pan es una mina de sodio.

Mito 27. Comer mucha proteína hace crecer el músculo

La industria sabe que todo eso nos encanta. Toma tal o cual batido hiperprotéico y serás Dwayne Johnson “La Roca”. La síntesis muscular es algo más compleja y no solo se alimenta de proteína. Necesita una dieta balanceada. Es más, sobrepasado el límite lo único que estamos haciendo es tirar el dinero y dañar nuestro hígado y riñones

Mito 28. Hay que comer hidratos de carbono para resistir los entrenos

Unas veces te vendrá bien y otras no. Depende de tus objetivos. El problema está en que cuando se piensa en HC se piensa en pasta y arroz. La fruta es una fuente increíble de HC complejos y así te evitas comer harina con distintas formas. Si comes hidratos hazlo por placer, no porque creas que te vas a dopar con ellos.

Mito 29. Se puede perder grasa de forma localizada

Vuelvo a la industria, que es genial. ¡Tómate esta pastilla y perderás celulitis de la pierna derecha a diez centímetros de la cadera! ¿Y qué más? El cuerpo gasta la grasa conforme la ha acumulado. En los hombres primero la reserva en el abdomen y en las mujeres en las caderas, después superpone capas por distintos lugares. Cuando comiences a perder peso hará lo mismo pero al revés.

Mito 30. Beber agua al hacer deporte da flato

El flato es una contracción del diafragma y los músculos aledaños. Se desconoce la razón exacta, pero tiene que ver más con cambios de ritmo y acelerones cardiacos que por beber agua.

Subscríbete! No se tarda nada

Mito 31. Mi metabolismo es lento y engordo

Engordas porque comes lo que no debes, piensas cosas raras y no te mueves. Si aumentas tu metabolismo basal, o sea, el tamaño de tus músculos, aumentarás el gasto calórico y adelgazarás. Nada devora calorías como el músculo.

Mito 32. A partir de los 45 minutos de ejercicio empiezo a quemar grasa

Hay bastante consenso en que esto es falso. Haciendo un ejercicio de alta intensidad tipo HiiT se puede perder mucho peso en poco espacio de tiempo, y de forma sostenida. A mayor tiempo de ejercicio, después de haber devorado el glucógeno muscular, sí que se quemará grasa, pero aparecerá la fatiga y el cuerpo comenzará a devorar músculo, por lo que no es nada práctico.

Mito 33. Estoy gordo porque soy ancho de huesos

Cierto es que hay distintos tipos de estructuras óseas entre los humanos. Los huesos suponen entre el 15%y el 20% del total del peso corporal en una persona con normo peso. A partir de ahí, la proporción cambia con respecto a la grasa. Los huesos siguen pesando lo mismo por mucho que engordemos.

Mito 34. El mejor momento para entrenar es por las mañanas

Depende de lo que te siente bien. Hay personas que no pueden con eso y hay personas que no se les ocurriría entrenar por la tarde si después quieren dormir. Aquí la experimentación es la única pauta buena.

Mito 35. Desde que empiezas a entrenar hay que suplementarse

Cuanto más dinero gastemos más gorda se pone la industria. Tienes energías de sobra en tu cuerpo para enfrentar entrenamientos moderados de por vida. A no ser que desees resultados muy concretos, con una buena alimentación te sobra.

Mito 36. Con hacer ejercicio el fin de semana sobra

El ejercicio es un hábito de vida saludable. ¿Lo comparamos con otro hábito? Por ejemplo, lavarse los dientes. ¿Si te lavas los dientes una vez a la semana generarías un hábito? Lo veo complicado.

Mito 37. Tengo artrosis y dolores articulares. Mejor si no me muevo

Igual porque no te mueves tienes artrosis y daños articulares. Levanta el culo y sal a andar por lo menos, que no te va a matar.

Las dietas pobres en grasas de las últimas tres décadas no han eliminado los problemas de obesidad en nuestra civilización. Las grasas saludables como el aceite de oliva o el aguacate entre otros, no solo aportan innumerables beneficios a nuestro cuerpo, sino que nos ayudan a perder peso.

Mito 39. Llegados a ciertas edades no se pierden kilos ni se recupera la figura

Llegados a ciertas edades lo que tenemos son demasiados dogmas grabados a fuego. Nuestro cuerpo no responde a la misma velocidad con 40 años que con 20, esos es cierto, pero es rotundamente falso que no se pueda estar en forma y tener un buen cuerpo solo por hacernos mayores. Solo lleva algo más de tiempo.

Mito 40. Haciendo abdominales eliminas barriga

Este es similar al mito 29. El cuerpo no pierde grasa de la barriga por hacer más abdominales. La perderá de donde le convenga por mucho que te machaques.

Mito 41. Si dejo de entrenar engordaré

Claro. El entrenamiento es una trampa mortal que en cuanto la dejas, como la mafia, acaba contigo. Todo depende de lo que comas. Si te has alimentado de una manera especial porque entrenabas volumen a saco en el gimnasio y ya no lo haces, deja de desayunar un kilo de pechugas, un bol de cereales y seis plátanos porque igual engordas algo.

Mito 42. Lo integral adelgaza

Como siempre, depende de la dosis. Hay personas que han llegado a obesidades tremendas a causa de galletas integrales con fibra. Modérate y triunfarás.

Mito 43. Hacer deporte es difícil

Me dejo los dos mejores para el final. Ni mucho menos. Hacer deporte es un estresor de nuestro cuerpo, pero te da la vida cuando lo practicas. Después del sexo, que se puede considerar deporte, pocas cosas más satisfactorias hay. Luchar contra el sedentarismo no es fácil, pero el proceso es maravilloso. Céntrate siempre en disfrutar del proceso.

Mito 44. Hacer dieta es difícil

Porque lo tenemos asociado a restricciones, pescados hervidos, brócolis, ensaladas insípidas y demás comidas de hospital. Si te alimentas con comida real, variando continuamente y con un 50% de fruta y verdura en tu dieta, comprobarás que puedes comer de todo y perder peso. Olvídate de contar calorías, es mucho más sencillo que todo eso.

Para acabar

Tal vez me haya dejado alguno. Si es así, déjame un comentario para que podamos ampliar la lista.

Este ha sido mi regalo para vosotros. Espero que os haya gustado, y si no es así, qué se le va a hacer. Yo me lo he pasado genial escribiendo. Y eso es lo bonito, disfrutar con el proceso…

Adiós, humanos… no olvidéis comentar.

 

¿Tienes problemas en tu relación con la comida?

Descárgate ​gratis mi eBook HAMBRE EMOCIONAL | Guía de 7 pasos para combatirla. 

Descubrirás todo lo que puedes hacer con lo que ya tienes en tu interior