Saltar al contenido

Dieta détox. Como amargarse la existencia de forma voluntaria

Como estamos en la cuesta de enero y nuestras barrigas aún no se han enterado que la operación bikini está en marcha, vamos a hacer una dieta détox de esas que son canela fina.

El objetivo es quitarse tropocientos kilos en el menor tiempo posible, así que ahí va una sugerencia que no tiene desperdicio.

Que nadie se me asuste con la propuesta. Vas a leer un contenido especial. En la segunda parte  del artículo aclararé algunas dudas que te hayan podido surgir.

No te entretengo más, que seguro que estás deseando hincarle el diente a esta dieta détox made in Mi Báscula me Odia.

Dieta détox exprés para un día

Es sencilla de aplicar. Ante todo nos mentalizaremos bien y fijaremos la fecha en el calendario. A poder ser un lunes, así la semana empezará de forma genial.

Recuerda que has de planificar las cosas. Debes haberte aprovisionado bien de todo lo necesario durante el fin de semana. Y no te prives los días anteriores a la dieta, que para eso vas a hacer la dieta détox que te cambiará la vida.

Así que vamos allá.

Ingredientes necesarios

Lechuga, aguacate, limón, kale, almendras, jengibre, manzanas, apio, pepino, zanahorias y cualquier otra cosa verde y que provenga de la madre tierra. Usa la imaginación, ¡que nos vamos a desintoxicar!

Es importante ajustarse bien al plan y ser muy estricto con las normas. Cualquier infracción será penada con tu autoestima. Mira si no lo que pasaba con la dieta del huevo.

Desayuno

Vaso caliente de agua con limón. Ensalada de frutas. Yogur desnatado con dos cucharadas de avena integral.

A media mañana

Unas almendritas y un vaso de agua, o de zumo.

Comida

Sopa de cebolla con dos rebanadas de pan integral y una manzana

Merienda

Un yogurt natural extralight y un vaso de agua

Cena

Ensalada de tomate, lechuga, cebolla, kale, jengibre y apio. Un trozo (pequeñín) de queso fresco. Una pera.

¡Y ya está! Veamos otra.

Dieta détox para tres días

Puedes repetir el esquema de un día, pero multiplicado por tres. Si te sientes con ánimos redobla la cantidad de agua templada que tomas en ayunas, los vasos de agua y los litros de aire que inhalas.

Es importante, como siempre digo, que te ajustes con las cantidades. La dieta détox es más efectiva cuantas menos calorías entra en tu cuerpo. De tal manera que, si con el ejemplo puesto, estás consumiendo 600 calorías al día, pues mejor si lo rebajas a 400, o 350.

Ayuda para tu programa de tres días

Es importante no quedarse solo con los alimentos que debes comer. Debes acompañar los días de depuración con abundante ejercicio aeróbico.

Te recomiendo mucho cardio, mucha cinta de hámster… digo, cinta de correr; mucha elíptica; todo el spinning que puedas o cualquier otra actividad en la que estés dando saltos todo el rato. Lo esencial para que la dieta détox funcione es que sudes mucho y de esa manera elimines toxinas a saco.

Que tu báscula sea tu mejor amiga

Controla de forma periódica, a poder ser varias veces al día, tu peso. Las variaciones que se produzcan son importantes, ya que no tienes otra manera de saber si lo que haces te está funcionando.

Y si alguien te invita a un café o a una comida durante esos tres días, rechaza la invitación. Es más, deberías tener una charla con dicha persona y explicarle qué es lo que no entiende de la dieta détox. De paso dale una copia de tu plan de tres días para que lo ponga en marcha. Cuantos más seamos mejor.

Al amanecer del cuarto día serás una persona nueva. Tu cuerpo estará depurado y limpio para irte de tardeo con tus colegas.

Enhorabuena por el esfuerzo.

Si has leído hasta aquí, te doy las gracias

Espero que hayas notado el tono irónico de la primera parte de este artículo. Si no es así, por favor, vuelve a leerlo.

De todas maneras, si lees de forma habitual este blog te habrás dado cuenta desde el principio que algo no cuadraba en esta historia. ¿Dietas détox? ¿Restricciones y productos light? ¿Qué le ha pasado a Rubén?

No te preocupes, que todo va bien por aquí. Vamos a darle caña a este tema que le tengo ganas.

Nuestro cuerpo es idiota

Y lo lleva siendo desde que somos homínidos hace 4 millones de años. Menos mal que los iluminatti de la nueva era nos alumbran el camino con dietas détox y otras mandangas. ¡Lo envenenados que hemos ido por esos mundos!

No sé para qué nos dio la naturaleza el hígado, los riñones y el sistema linfático, si con comer lechuga, apio y agua caliente con limón lo tenemos todo hecho. Oye, podemos aprovechar y vender algunos órganos en el mercado negro. Total, para lo que nos sirven.

El poder del agua con limón

Y yo que crecí pensando que se le echaba limón al agua para matarle el sabor a cloro. Ignorante de mí. ¡Si resulta que es un quema grasa de última generación! Bebe agua con limón en ayunas y tienes la mitad de la faena hecha.

Es cierto que el limón aporta vitamina c, al igual que la inmensa mayoría de las verduras y frutas cítricas. Y ni siquiera es el que más aporta. Pero de ahí a convertirse en un quema grasa… busca por internet, vas a alucinar.

Matate de hambre con conocimiento

Si te quieres matar de hambre y desquiciarte en el proceso, hazlo. Este es un país libre para esas cosas, al menos hasta que te incapacite mentalmente el estado. Si haces una dieta tan restrictiva como la que he propuesto por las razones equivocadas, recibirás resultados equivocados.

Hacer una restricción calórica de semejante magnitud no te aporta gran cosa. Como ya he comentado muchas veces, nuestro cuerpo es más listo que nosotros. Si le racionas las ingestas, racionará la energía, y lo hará con rapidez.

Si prolongas la escasa ingesta tu cuerpo se adaptará y no perderás peso, ni te desintoxicarás ni nada de nada. En 3 días lo único que perderás es agua. Ganaras dolores de cabeza, mal humor y otros efectos secundarios que están por descubrir.

El cardio que todo lo enreda

Ninguna actividad deportiva se la pueda tildar de negativo, ni siquiera los deportes de contacto. El cardio no merece menos respeto por eso.

Lo que no debe tomarse como la piedra filosofal es pensar que cuanto más sudemos más quemamos. El sudor no equivale a perder grasa. Vuelvo a la inteligencia de nuestro cuerpo, superior a la nuestra. Si sudamos es para regular la temperatura, no para perder grasa.

Y si encima la dieta restrictiva calóricamente la complementamos con cardio, lo que nos garantizaremos es una lipotimia. No te preguntes si te va a pasar a ti, sino cuándo te pasará si sigues esas pautas.

Las restricciones calóricas como dieta détox

Pasan los años, se acumulan los estudios científicos en contra de esto y, a pesar de ello, cierta conciencia colectiva sigue apoyándose en lo light, lo 0 grasa y la escasez como medio de adelgazamiento.

Un programa de ejercicios de fuerza acompañado por una dieta repleta de alimentos naturales, aun con grasa, es más efectiva que matarse de hambre. Vuelvo a lo mismo, nuestros órganos ya se encargan de la desintoxicación.

Y si vamos confundiendo los empachos navideños y las conciencias sucias por haber devorado el turrón con una intoxicación corporal, pues apañados estamos. Los empachos se pasan volviendo a la moderación. Punto final.

Si aun así quieres una dieta détox…

Pues hazla.

Vuelvo a lo del país libre. Pero no te sorprendas cuando esos tres kilos que has perdido vuelvan en dos días.

Nada puede remedirá un atracón de comida salvo el no hacerlo. Nuestra conciencia no te perdonará el desmán a no ser que te castigues con una dieta détox. Pero ten claro que no purgas tu cuerpo, sino tu mente con el proceso.

El ejemplo de dieta que he puesto es inventado por mí, sin ninguna base científica ni apoyado en nada que no sean otras webs que hay por ahí. Por cierto, esas webs tampoco se apoyan en ningún conocimiento oficial y, oye, se toman en serio eso de las dietas détox. Yo no.

Los peldaños se ascienden de uno en uno, no de seis en seis. Puedes leer mi proceso de dos años en los artículos de mi evolución. Han sido dos años para recorrer dos terceras partes del camino. ¿Para qué le habré dedicado tanto tiempo cuando con una dieta détox lo tengo hecho en dos semanas? Ay, señor.

Ahora tú

¿Has hecho estas dietas alguna vez? Cuéntame tu experiencia. Yo la hice hace muchos años y me desquicié entero. Hoy estoy soltando toda la bilis acumulada.

Cuéntamelo y lo comentamos. Mientras tanto, felices digestiones.

 

Foto de portada cortesía de Dominik Martin by Unplash