Saltar al contenido
Mi báscula me odia

Ocho deportes que no sabías que existían

9 noviembre, 2017

Este artículo con ocho deportes raros está dedicado a Eva Bañón, mi monitora de pilates en BofyFit&Salud (San Vicente del Raspeig), por darme la genial idea. ¡Va por ti, maestra!

Como en toda disciplina humana existen actividades básicas y otras más complejas. Las actividades complejas suelen ser el resultado de una mezcla de las actividades básicas, y suelen prosperar dependiendo de su utilidad social.

El deporte no es ajeno a estas mezcolanzas de disciplinas. Existen deportes puros, como puede ser correr, que consisten en eso, en salir a correr de un punto A a un punto B a más o menos velocidad durante un determinado tiempo. Y luego podemos comenzar a ser creativos e inventar el “yorunning”, que sería hacer running mientras adoptamos la posición del loto. ¿Te animas a practicarlo?

Esta flipada que acabo de tener sería rara si no existieran precedentes en nuestra sociedad. Y como cada vez somos más, cada vez hay más iluminados haciendo inventos deportivos. Creo que se abrió la veda con la música fusión hace unos cuantos años. Si se puede mezclar flamenco y pop por qué no vamos a mezclar yoga y running.  Hoy en día tenemos los deportes fusión, o la versión 2.0 y 3.0 de deportes clásicos.

¿Alguien me puede negar que una sesión de zumba no es una sesión de aerobic a toda leche?

Sí, el crossfit ha hecho mucho daño con esto. Ha creado una nueva escuela deportiva recogiendo un buen puñado de ejercicios que se han realizado toda la vida de manera aislada, los ha ordenado, les ha dado una identidad grupal y ha registrado la marca. Y todo el mundo alucina cuando ve a alguien menear unas maromas de arriba abajo como si fuera un marinero ruso después de hacer unas cuantas dominadas como si fuera una serpiente. Gracias, Greg Glassman, por abrirnos un mundo lleno de posibilidades.

A partir de aquí, la inventiva humana ha echado el resto, surgiendo múltiples disciplinas de lo más variopintas, con el objetivo de ponernos en forma sin perder la capacidad de sorprendernos. Así que vamos a repasar ocho deportes de reciente creación. Algunas de ellas realmente curiosas.

Vamos allá.

360ball. Tenis en círculo

He aquí una versión 2.0, o 3.0, o yo qué sé, del tenis.

Deporte inventado por los hermanos Collins de Sudáfrica, sean quien sean estos hermanos, y que llegó a Europa en el 2011. Se auto define como un deporte democrático, en el que hombres y mujeres juegan juntos, por lo que no hay campeonatos por sexos. Se juega de forma individual o dos contra dos y consiste en golpear una pelota de foam con una raqueta ligera contra un disco cóncavo.

Mejor lo vemos:

No voy a negarlo. Tiene pinta de ser muy divertido y muy veloz.

Vamos a por el siguiente.

El Quidditch. A escobazo limpio

Casi era inevitable que este futbol sobre escobas con 3 pelotas diferentes, inventado para la saga de Harry Potter por J.K. Rowling, llegara a nuestras vidas de una u otra manera.

Mientras que en algún garaje oscuro de Sillicon Valley un par de informáticos investigan en estos momentos la manera de hacer que las escobas vuelen, el ser humano medio va entrenando mientras cabalga a horcajadas de una escoba que jamás barrerá suelo alguno.

Así nace el Quidditch para mayor gloria del frikismo humano. Y mola un montón verlo:

No se puede negar que el personal no se lo toma en serio. En ocasiones parece más un partido de rugby, con escoba entre las piernas, eso sí.

Sh’bam. El impronunciable

He aquí una muestra de deporte con coreografía.

Lo han bautizado como Sh’bam como podían haberlo bautizado “shaking perruno”. En esta época en la que todo vale ¿por qué no? Lo de “perreo” ya estaba pillado.

¿En qué consiste? En hacer movimientos sencillos que sean muy sexys. Eso es importante, porque si es sexy quema el doble de calorías: las de quien lo hace y las de quien observa. Por tanto, aparte de ponerte en forma, haces un bien social.

Como muestra un botón:

¿No te entran ganas de darlo todo? Sigamos, anda…

Cardio LISS. Lo opuesto de lo opuesto

Era cuestión de tiempo, después de que el HiiT entrara en nuestras vidas, que alguien se planteara hacer justo lo contrario. Ese alguien, después de un sesudo razonamiento, se preguntó que si un ejercicio en intervalos intensos de corta duración, nos podía hacer perder calorías hasta 24 horas después de haberlo hecho, si se realiza lo contrario obtendremos el mismo resultado. Porque una cosa y su contraria tienen el mismo efecto, ¿no?

Y así surgió el LISS (low intensity steady state), o cardio de baja intensidad prolongado. Si hay un HiiT, hay un LISS, al igual que si hay un Ying, hay un Yang. ¡Por qué no! ¿Y es efectivo? Pues igual que todos los deportes mostrados y los que están por mostrar. Que sean raros no significa que no sean útiles.

Veamos una muestra:

Es evidente que a mucha gente le pueda parecer que no es tan suave. Pero os garantizo que realizado de forma continua se asimila rápido y es sencillo de llevar. Los resultados son bastante fiables.

Piloxing. O como mezclar agua y aceite

Una de las grandes flipadas que he visto en los últimos tiempos.

Inauguro los cuatro últimos puestos de esta lista con un deporte-fusión de estilos. Aquí se mezclan dos disciplinas tan antagonistas como el pilates y el boxeo. Lo mejor de dos mundos mezclados en una rutina perfectamente coreografiada y patentada. Importante lo de patentada, no vaya a ser que…

Mejor me dejo de palabras y pasamos a las imágenes.

Recomendable ir puesto de batido de proteínas y BCAA´s. Why not?

Chess boxing. No dirás que no te lo imaginabas

Las fusiones con el boxeo parecen no tener fin. Que daño hizo el cardiobox en su día. ¿Habrá un yogui-boxing pronto? ¿Y un basket-boxing?

Bueno, al lío. ¿En qué consiste este deporte? Pues aunque suene increíble, es un combate de boxeo que se va interrumpiendo para que los oponentes jueguen al ajedrez. Vamos, enroque largo con crochet a la mandíbula. Y esto no es al azar, que tiene reglas y todo.

Pero veamos las imágenes, que motivan más.

Y no es un montaje. Hay federaciones y todo de este deporte. ¿Qué te habías pensado?

Venga, ánimo, que aún nos quedan dos.

Lucha de pies. No solo de pulsos vive el hombre

Un buen día alguien, mientras echaba un pis, pensó que estaría bien hacer el juego de pillar el pulgar con los pies. Y después de espolsársela, se fue corriendo a contárselo a un colega y allí nació la Lucha de pulgares de los pies. Tal vez no te ponga muy en forma, por eso de que se hace sentado y tal, pero te echas unas risas y te puedes beber unas birras mientras lo observas.

¿Qué no te lo crees? Aquí hay pruebas de todo.

El crack que sale en el video es Alan Nash, doce veces campeón del mundo de la disciplina. Toda una leyenda, creo. No hago más comentarios a este respecto.

Sepak Takraw. El legado de Oliver y Benji

Y por último, pero no menos importante, te traigo el voleibol con los pies (más pies, sí), o más conocido como Sepak Takraw. Esta disciplina casi acrobática, surge en Asia, y cuenta con bastantes federaciones  y campeonatos nacionales de cierto prestigio. Se juega por equipos, tres contra tres, y consiste en golpear la pequeña pelota con los pies para que aterrice en el campo contrario. Como digo, las similitudes con el voleibol son altas.

Hay que reconocer que tiene su mérito. Al tratarse de un deporte grupal la preparación y coordinación del equipo ha de ser elevada, por lo que se requieren entrenamientos especializados, programas específicos y poca improvisación. El resultado, cuando menos, es espectacular.

Los reflejos y la forma física son muy necesarios. Y unos abductores de acero también.

Hasta aquí, de momento

Estos son las ocho disciplinas deportivas que te traigo hoy. Es evidente que, aparte de lo anecdótico, todas ellas tienen una exigencia física de mayor o menor medida. Bueno, tal vez el campeonato de pulgares no, pero los otros no son tan sospechosos.

Al fin y al cabo, un deporte es una combinación de movimientos físicos, unas veces aeróbicos y otras anaeróbicos, enfocados en una competición, sea contra ti mismo o contra los demás. Sea en grupo o solo. Y cualquier actividad física, por muy extravagante que sea, debe ser valorada. Me podrá resultar gracioso o grotesco el piloxing, por ejemplo, pero no dejo de reconocer que hay que estar muy en forma para poder practicarlo.

Y tú, ¿qué disciplina de las que te he ensañado te gustaría practicar? Cuéntamelo en un comentario.

¿Tienes problemas en tu relación con la comida?

Descárgate ​gratis mi eBook HAMBRE EMOCIONAL | Guía de 7 pasos para combatirla. 

Descubrirás todo lo que puedes hacer con lo que ya tienes en tu interior