Saltar al contenido

Acerca de

Ruben Lopez

Lo mínimo que puedo hacer si estás aquí es darte las gracias y explicarte a qué te vas a exponer.

De qué va esto

Tienes 40 años y no te gusta lo que ves en el espejo. Tienes 40 años y no te gusta cómo te trata el mundo. Tienes 40 años y no sabes qué tienes que cambiar en tu vida para tener lo que quieres. Lo siento, perteneces a la década olvidada.

Internet está muy polarizado, desde contenidos exhaustivos que te pueden ayudar pero que no entiendes, a insignificancias dogmáticas que solo te hacen perder el tiempo. ¿Y quién se ocupa de un cuarentón al que no la vida no le va como se había imaginado? ¿Dónde puedo encontrar contenidos acordes a mi edad y mis inquietudes?

Porque a los cuarenta, aunque ya seas adult@ y un miembro pleno de la sociedad, con familia, trabajo, hipoteca y esas mandangas, también necesitas que te escuchen y que escriban artículos para ti.

Así surge Mi báscula me odia. Un lugar en el que encontrar bálsamos para el cuerpo y para el alma, creados por alguien que los ha necesitado todos. Porque yo he necesitado que me ayudarán a mejorar mi cuerpo sin venderme nada. Al igual que he necesitado descargar mis miedos y frustraciones sin caer en una secta o en una religión.

Y si encima lo hacemos divertido, ¡mucho mejor!

Forma parte de la familia MBMO. Es gratis!

Cómo funciona

Me apasiona el ejercicio. Me apasiona el mindfulness y el desarrollo personal. Me encanta desmontar mitos y analizar alimentos que nos quieren colar como sanos. Me encanta estudiar y me estoy formando como coach nutricional. Y me encanta escribir. Lo hago con ganas en este blog y en este otro. No estoy para adoctrinar, ni para decirle a nadie qué tiene que hacer. Estoy para ayudar, para brindar un contenido que yo hubiera querido encontrar en mis malos momentos.

Dos veces por semana te ofrezco algo nuevo. A veces será el nuevo capítulos de una serie sobre monstruos interiores (me encantan los artículos largos). Otros son revisiones sobre dietas que puedes hacer. De vez en cuando analizo un alimento o un producto, para que ni a ti ni a tu familia, se la cuelen más.

Y no con 300 palabras. Nadie puede exponer una buena idea en tan poco espacio. Tómate tu tiempo para leer las entradas. ¡No te arrepentirás!

Tampoco hablaré de cómo conquistar a ese chico que te mola, ni de cómo lucir un estupendo six-pack en tu abdomen. En cambio sí que te ofreceré mi experiencia diciéndole no a un jefe o a un cliente pesado. O las cosas que he aprendido sobre comida real versus comida procesada. O tal vez cómo enfrentarte a la muerte de un ser querido.

Cuando te subscribas obtendrás contenido exclusivo, como siempre se ofrece. Recibirás adelantos de todas las novedades que tendrá el blog. Serás testigo de la evolución que tendrá Mi báscula me odia. ¡El cielo es nuestro límite!

Ya has encontrado tu tribu. Únete a la familia MBMO.

¿Y quién es este tío?

Alguien que pesaba 130 kilos con cuarenta años. Alguien atado a un trabajo que no le gusta pero que le va bien. Emprendedor nato. Experto en arruinarse. Oficial de nada y aprendiz de todo. Gran investigador y curioso. Mente inquieta y pluma ágil (y no de la pluma que estás pensando, malot@).

Si esperas mil títulos vas mal. Conozco gente llena de títulos que no saben nada de nada. Cuanto más experto y profesional se vuelve alguien más se separa de la realidad. Yo no soy experto, pero me gusta leer y mucho. No soy un profesional, pero quiero ayudarme ayudando a los demás. Mi báscula me odia me permite ser yo en esos aspectos.

  • Si te puedo ayudar a gestionar tu sobrepeso, sin historias raras, aquí tienes tu sitio.
  • Si necesitas palabras de ánimo para tu cambio de vida y que te muestre posibles caminos, aquí tienes tu sitio.
  • Si crees que hay vida a los cuarenta más alla de hipotecas, cumples del cole y diez horas de oficina al día, este es tu sitio.

 

El de la izquierda era yo en 2015, antes de empezar con todos los cambios en mi vida. El de la derecha soy yo con 32 kilos menos, cerca de mi objetivo final. Por el camino no solo me he desprendido de kilos. He conseguido dominar muchos de mis miedos y enfrentar nuevos retos gracias a un cuerpo y una mente renovados.