Saltar al contenido

Descubre cómo adelgazar te puede librar de los zombis con 9 reglas básicas

¡El fin del mundo está aquí¡

Lo muertos se levantan de sus tumbas para devorarnos y no puedes hacer nada para evitarlo.

Además, padeces sobrepeso y hace que no corres cincuenta metros seguidos más de diez años, y no será porque en esta página no damos consejos para ello. Eres carne de cañón, que lo sepas.

Al igual que has visto en las películas y las series, los muertos vivientes se dan un festín con nuestras lorzas. Andan despacio, pero son muchos, y perdemos el aire al poco de salir huyendo, y todo porque no te preocupaste por el lugar en el que vives: tu cuerpo.

Pero no des todo por devorado que aún hay esperanza. En Mi Báscula Me Odia te vamos a mostrar cómo adelgazar te puede librar de los zombis con 9 reglas básicas.

El que esto suscribe es un ferviente seguidor de este género y dedico este artículo a una de mis pelis favoritas: Bienvenidos a Zombieland (2009), dirigida por mi tocayo Ruben Fleisher e interpretada por Jesse Eisenberg, Woody Harrelson y Emma Stone entre otros.

Por si no la has visto la peli, estas son sus reglas. Y Ahora las hago tuyas.

Cómo adelgazar te puede librar de los zombis

Dentro de poco esto se impartirá en las escuelas. En las que queden en pie.

Sé que soy un visionario y que me adelanto a la llegada del apocalipsis, pero lo hago por ti, para que no puedas decir que no te lo advirtieron.

Necesitas tener una vida sana y vivir en un cuerpo sano y el mensaje te tiene que llegar como sea, así que vamos con esta lista de reglas. Te serán muy útiles para la que se nos viene encima.

¿Qué tienen que ver los zombis, el sobrepeso y estas reglas? Pues quédate y te lo cuento.

Un buen nivel de cardio será definitivo para tu supervivencia. Pero no te olvides de los ejercicios de fuerza si quieres partir cráneos de zombis

Regla #01. Ejercicios aeróbicos

¿Quieres saber cómo adelgazar te puede librar de los zombis? Pues lee con atención.

Nuestro corazón se va a sobresaltar muchas veces en los próximos tiempos, hasta que caigamos devorados por un caminante de esos, así que necesitamos ejercitarlo.

Que pasa. Que eres de los que se cree que los zombis no te van a pillar. ¿Que siempre devoran a los demás? Claro que sí, guapi. Siempre muerden a los demás.

Queda demostrado que tanto los ejercicios de alta intensidad por intervalos (HiiT) como los ejercicios de fuerza son más eficaces que los aeróbicos para una pérdida de peso estable. Y no pongamos la excusa del tiempo para no ponernos las pilas.

Así que fuera excusas y busca un deporte con el que empezar. ¿Quieres que tus tripas sigan en el mismo sitio antes de que acabe el día? Pues ya sabes.

Regla #02. Rematar al enemigo

Hemos sobrevivido a la primera semana desde que estalló la pandemia zombi.

Nuestro cuerpo nota la intensidad física a la que lo estamos sometiendo y necesita reafirmar el trabajo. Pues hagámosle caso.

Ten claro que alimentos como la leche y el azúcar y sus derivados no estarán muy al alcance. Quizás si en los primeros días, pero luego necesitarás alimentarte en condiciones para que tu resistencia física sea permanente. No te metas en la boca cualquier cosa, no es sano.

Además, debes estar atento cuando te pares a comer. Por los alrededores pueden merodear enemigos con más ganas de comer que tú.

No tengas miedo a hacer ayunos intermitentes y junta una buena cantidad de comida para una sola ingesta. Estarás más alerta y tu cuerpo se depurará a la par que pierde grasa innecesaria.

Aquí te puedes aliviar… o morir. Cuidado con lo que pasa aquí dentro

Regla #03. Cuidado con los baños

Un síntoma de que tu dieta no va bien es lo que ocurre en el baño.

Nuestras necesidades básicas deben ser fluidas y sin dolor. No hace falta sufrir con todo. Bastante tenemos con esos caminantes de ahí fuera.

Cualquier exceso o defecto, cualquier cosa que se salga de lo normal puede ser un síntoma que nos perjudique en una huida. Las agujetas de los abdominales no cuentan.

Giulia Enders habla en su libro La Digestión es la Cuestión de cómo deben ser las heces. Aquí hice una reseña al respecto. Ante cualquier irregularidad en el baño, revisa tu alimentación y tus hábitos. Necesitas estar en forma para la que se avecina.

De paso, llama un par de veces antes de entrar en ellos. Nunca sabes qué te puede aguardar en la oscuridad.

Regla #05. Cinturón de seguridad

No estropees tu supervivencia y la de los que te acompañan por no ponerte el cinturón. Y para ello memoriza estas reglas. Es vital que sepas cómo adelgazar te puede librar de los zombis.

Todas las medidas de seguridad que puedas aplicar en este nuevo y desolado mundo las vas a necesitar.

No todo va ser ir en coche. Es seguro que andarás una barbaridad, ya que el combustible escaseará pronto y tendrás que utilizar el medio de trasporte más antiguo que existe.

Que esto no te preocupe. Volver a andar es una de las mejores cosas que el apocalipsis zombi ha traído al mundo. Eso sí, ten cuidado. Evita los callejones y las rutas complicadas. Esos malditos acechan por todas partes.

Regla #17. No seas un héroe

No ganas siendo el primero en correr hacia la batalla.

Calcula el gasto energético que te va a llevar tu acción. No solo se trata de correr, levantar hierro, hacer mucho HiiT o partir cráneos de no muertos. El descanso importa, y ver amanecer un nuevo día, también.

Olvídate de los chismorreos que hayas oído y diseña un protocolo que funcione para ti y para nadie más. Tal vez los héroes de las películas sean capaces de matar a cien zombis con un martillo. Te aseguro que tú no vas a ser capaz.

Necesitas cargar, rendir al máximo y descargar. Y nunca te olvides que debes estirar después de una buena sesión de pesas, o de matanza, lo primero con lo que te encuentres.

Para las noches de campamento las hogueras están bien. Para prepararte una actividad física te hace falta algo más

Regla #18. Entrar en calor

Si has aplicado los 5 consejos anteriores bien, no tendrás problema con éste.

No obstante, cuanto más adaptado tengas tu cuerpo al entorno más sencillo será evitar que te lesiones. Si algo ha traído el apocalipsis a este mundo es el fin de las comodidades. Tanto sofá te estaba matando.

Aunque debes descansar y alimentarte bien, no está de más estresar a nuestro cuerpo con algo más que con el deporte o la dieta. Por ejemplo con el frio.

Corretear un poco para estirar. Dar unos saltos y unos estiramientos no está de más antes de entrar en batalla. ¿Te imaginas un tirón en el gemelo en plena matanza de zombis? Serías carne de cañón.

Regla #22. Cuando tengas dudas, debes saber dónde está la salida

Dudar es sano.

De hecho es una de las cosas que más resiliencia nos da. Dudar entre carne o pescado no es problemático. Dudar entre ir a entrenar o no, sí que lo es.

¿Te tengo que recordar que has de estar en forma para que no te devoren los zombis?

Ten siempre tus armas (físicas y de fuego) a tope y una mente tranquila. La serenidad te proporcionará siempre un plan b y esa salida tan necesaria, aun cuando creemos que no la hay.

El fracaso no es una opción, aunque pienses que todo acaba en fracaso. Se trata de ver amanecer un día más y tener claro cómo adelgazar te puede librar de los zombis.

Regla #31. Revisar el asiento trasero

Porque es ahí donde siempre se quedan las patatas perdidas del McDonald’s.

No seas de esos que no solo se come todas las sobras de los demás, sino que acaba con esas patatas secas y frías que llevan semanas durmiendo en los asientos traseros. Se como hay que ser y ve a buscar un twinkie, como hizo Woody Harrelson toda la peli.

Tú necesitas saber cómo adelgazar te puede librar de los zombis. Y lo primero es tener claro que los mayores obesogénicos son aquellas sobras frías que se han dejado los demás en el plato. Controla tu hambre emocional y mantén a ralla esos impulsos.

Ah, y de paso vigila que no haya un muerto de esos esperando para morderte las cervicales.

Tu cuerpo a tu servicio, no al revés. ¡Disfruta de la vida!

Regla #32. Disfruta de las pequeñas cosas

Cualquier conquista es un gran triunfo, por pequeña que sea.

Aguantar corriendo cinco minutos más en la cinta.

Subir un disco pequeño de hierro más en pres de banca.LIGR

Hacer 3 sentadillas lastradas más, o tu primera dominada.

Perder un centímetro de muslo, o 100 gramos en la báscula (aunque esto último no importe tanto).

Acabar tu primer 5k.

Apagar la tele e irte a dormir más temprano, con un libro bajo el brazo.

Apuntarte por fin a pilates, al gimnasio o al taichí del parque con los abuelos.

Dejar de fumar.

Crear un blog y contarlo todo al mundo.

¡Y partir tres cráneos más de zombis, por supuesto!

Porque un día más, seguimos con vida. Y eso hay que celebrarlo.

 

Comparte y comenta.