Saltar al contenido

El homo sedentario

El movimiento crea la emoción. El modo en que nos movemos cambia la forma en que pensamos, sentimos y nos comportamos. Tony Robbins

Pasamos tantas horas sentados, tumbados y en ausencia de movimiento al cabo del día que resulta hasta demencial.

El ser humano es capaz de desarrollar una percepción tan alterada de la realdad que considera movimiento ir andando a la nevera de casa o bajar la basura, cuando el movimiento es otra cosa.

Tenemos una herencia nómada en nuestros genes que reclama su libertad y en muchos casos se la negamos sistemáticamente.

Por suerte, mi reloj es más sensato que yo y me recuerda cada cierto tiempo que me mueva. Clic para tuitear

Se ha demostrado que es un error creer que porque vamos tres o cuatro días al gimnasio a la semana estamos a salvo de peligro, aunque el resto del tiempo tengamos una vida sedentaria.

Añadir más movimiento a nuestra vida, fuera de la actividad física, debe ser promovido por todos, incluso por las administraciones de los países.

Hoy, en Mi Báscula Me Odia , quiero que reflexionemos sobre lo que nos movemos.

Y cuando hablo de movimiento lo hago en general. No pensado en cuántos kilómetros corremos al día o cuántos pasos acumulamos, sino en el conjunto de todas nuestras actividades diarias.

¿Es tu mascota o eres tú?

 Sedentarismo histórico

Estamos viviendo la época más sedentaria de la historia de la humidad.

Hemos creado una cultura del sedentarismo. Tenemos transportes mecánicos y eléctricos tan diversos como la imaginación humana se ha podido permitir. Hoy, un individuo puede recorrer distancias infinitas sin pisar el suelo para ir de un punto A un punto B. Y no solo me refiero a los transportes públicos, coches o motos, sino a los dispositivos de movimiento individuales como el patinete eléctrico o los monociclos.

La distopía suave que Pixar presentó hace unos años en Wall-E está más cerca por desgracia. Y ese movimiento creado para hacernos la vida más fácil, lo único que está consiguiendo es convertirnos en seres humanos de peor calidad, más frágiles y menos adaptados al medio.

¿Nuestro futuro va a ser esto?:

En lo personal me preocupa mucho cuando veo a niños y niñas montados en esos monociclos recorriendo las calles.

Considero que el mensaje que sus progenitores les envían es incorrecto. Dar la facilidad para un movimiento rápido no debería entrar en conflicto con nuestras facultades motoras, y estos aparatos los hacen. Cuanto más facilitemos la ausencia de movimiento más facilitaremos la entrada de enfermedades en nuestra vida.

No niego su utilidad, pero flaco favor les hacemos a nuestros hijos cuando les regalamos gadgets para que no se muevan

 La ausencia de retos perjudica a los mejores

En el libro “Antifrágil” de Nassim Taleb, se aborda muchos de estos problemas desde el punto de vista de la economía y de la empresa. Las ideas son fácilmente aplicables al desarrollo personal y al tema de hoy en particular.

Cuando no se somete a estrés un artículo recién creado, o sea, cuando no existe un control de calidad, no se puede cuantificar su resistencia y durabilidad. Eso implicaría que, si la inversión para adquirir el producto es alta, el cliente puede sentirse mui insatisfecho al comprobar que, con un leve golpecito, su flamante último palo de golf se ha roto en tres trozos.

Este ejemplo recrea de una forma muy gráfica lo que nos ocurre en nuestro cuerpo. Cuanto menos sometemos a estrés a nuestro cuerpo, lejos de un punto de rotura como es normal, menos prestaciones nos entregará cuando lo necesitemos.

Puede parecer algo de Perogrullo, pero no lo es.

La humanidad, en su afán por facilitarlo todo se está cargando a la propia humanidad. Sé que esto puede sonar alarmista ahora mismo, a inicios del siglo XXI. Y deseo con toda mi alma que las generaciones venideras dejen en mera anécdota todas las señales que se observan hoy en día y que apuntan en esa dirección. Pero repito que las señales están ahí y debemos tenerlas en cuenta.

Muchas horas sentado en la oficina. Es algo inevitable, ¿o no?

 El problema de salud que genera el sedentarismo

La cantidad de actividad que se pueden realizar de forma sedentaria, junto con las campañas mediáticas que te animan a reventar el sofá comiendo palomitas mientras ves Netflix, van en aumento.

Dedicamos una cantidad increíble de tiempo a actividades que requieren un gasto de energía realmente bajo y que ocurren mientras estamos sentados o tumbados. Estos comportamientos aumentan el riesgo de obesidad, como se puede leer en este macro estudio hecho sobre medio millón de personas en China.

En este estudio se puede leer la relación entre el nivel educativo y la actividad física y cómo las personas con actividades más sedentarias, asociadas a mayores niveles académicos, procuran aumentar su actividad física en su tiempo libre.

Los problemas cardiovasculares y de mortalidad, con total independencia de nuestra actividad física, aumentan de forma exponencial con el sedentarismo. Pero de todas estas causas, la diabetes se lleva la palma según este metaanálisis compuesto por 18 estudios diferentes.

Esto quiere decir que, a pesar de realizar actividad física diaria, o de forma habitual, cuenta mucho más lo que haces el resto de tu tiempo. Más que nada porque la actividad física que se suele realizar es moderada.

Andar o bici. Bici o andar. Volver a lo de siempre nunca es mala idea

 Sentarnos para no levantarnos jamás

El que esto suscribe es el primero que reconoce que cuando me siento a escribir las horas vuelan sin que me dé cuenta.

Por suerte, mi reloj es más sensato que yo y me recuerda cada cierto tiempo que me mueva.

Estos gadgets nos hacen la vida mucho más fácil siempre y cuando les hagamos caso. Porque, seamos, sinceros, ¿cuántos de nosotros hacen caso a ese aviso de movimiento que pita desde nuestras muñecas?

El problema que tenemos al sentarnos es que no planificamos el tiempo que vamos a estar en la silla. Las horas se acumulan y cuando nos queremos dar cuenta nos duele todo el cuerpo al incorporarnos. Incluir rutinas que rompan esas conductas sedentarias son tan fáciles de aplicar como económicas. No requiere más que levantarse y moverse.

Puedes dar un paseo por la oficina, bajar andando un par de pisos y volverlos a subir. Puedes ir a un rincón y hacer unas sentadillas y unos estiramientos. Puedes aprovechar e ir a la sala de descanso y cambiar el depósito de agua. Mover pesos muertos recluta muchos músculos. Y todo esto es de fácil aplicación para casi todos los entornos en los que nos encontremos.

No necesitas un gimnasio en tu misma planta de la oficina.

Adquirir comportamientos positivos para nuestra salud y conseguir que se queden dentro de las rutinas diarias, por pequeños que sean, mejorará nuestra calidad de vida una barbaridad. Y nos serán muy fáciles de mantener en el tiempo.

Rompe con esto. Disfruta del sofá pero en pequeñas dosis

 El homo sedentario debe morir

En la selección natural la variación más débil dentro de una especie tiende a desaparecer. La naturaleza siempre buscará la mejor adaptación a su medio, por lo que los fallos genéticos que no ayuden a ese propósito serán eliminados.

El ser humano ha desarrollado la capacidad para modificar su entrono de tal manera que la selección natural hoy en día no tiene ningún sentido. Los países occidentales, con sus sistemas de protección a los colectivos más débiles, han garantizado que, esa parte de la evolución natural pierda su sentido.

No pretendo entrar en el debate filosófico sobre la conveniencia o no de las políticas de protección. Huelga decir que nuestra evolución como especie hace que esto sea posible y beneficioso, no tanto en cuanto a la mejora genética, pero sí en muchísimos otros aspectos del conocimiento.

La humanidad, en su afán por facilitarlo todo se está cargando a la propia humanidad. Clic para tuitear

La reflexión sobre esto la circunscribo a lo que tenemos en nuestra mano, dentro del catálogo de nuestros hábitos. Cuando le regalamos a ese niño el patinete eléctrico a sus diez años para que se divierta, no tenemos en cuenta que eso deprimirá su sistema motor con el tiempo. Tal cosa debilitará sus articulaciones que le provocan dolor innecesario con 25 años, atrofias a los 40 e invalidez a los 50.

No pretendo ser agorero ni fatalista. Hacer reflexiones a este respecto no daña a nadie. Estoy totalmente a favor de facilitarnos la vida, pero totalmente en contra de tener las cosas siempre fáciles. Nuestro cuerpo precisa retos, retos duros, que lo pongan a prueba y poder crecer gracias a eso y con artículos como este pretendo que más gente reflexione al respecto.

La frase “el movimiento se demuestra andando” es un aforismo convertido en verdad absoluta. Si andar lo sustituimos por medios mecánicos y eléctrico desaparecerá el movimiento.

Resumen
El homo sedentario
Nombre del Artículo
El homo sedentario
Descripción
Hemos creado una cultura del sedentarismo. Tenemos transportes mecánicos y eléctricos tan diversos como la imaginación humana se ha podido permitir. Hoy, un individuo puede recorrer distancias infinitas sin pisar el suelo para ir de un punto A un punto B. Y no solo me refiero a los transportes públicos, coches o motos, sino a los dispositivos de movimiento individuales como el patinete eléctrico o los monociclos.
Autor
Editado por
Mi Báscula me Odia
Logo